domingo, 10 de noviembre de 2013

Interior niño


                                                                             











Me dirijo   al interior niño , a quien acaricio ; y otras veces riño.

Te forjaste entre calles transitadas de voces oxidadas , de fachadas encaladas , de plomizas tardes de estío , de ilusiones pertrechadas , malgastadas.

Te atrapó el existir en su oquedad  y te redimió la imaginación en forma de interior soledad.

Te encerraron con la conciencia dormida , bañada de infancia , en ciudad anodina y rancia.

Entre declinantes objeciones , devoraste años y años , en medio de la introversión y sus aledaños.

Te solazaste en mañanas otoñadas , preñadas de horas rodadas , incendiadas.

Te despertaste de repente en una ciudad de claroscura luz ; y descubriste al  persistente y reverberante pronombre Tú.

De entre las manos te me escurriste ; y en la comisura de unos labios rojos te escondiste.

Te momificaste  atrapado en un instante , en los mil y un reversos del hoy , del mañana ;y del antes.

Como dos niños sentimos la suavidad del querer , como si fuéramos  acariciados por la piel de un blanco armiño.



23 comentarios:

  1. Qué tierno
    cuánta delicadeza en el despertar
    al amor

    ResponderEliminar
  2. Nossa!Lindo demais!Bjs e um ótimo domingo.

    ResponderEliminar
  3. maravilloso niño que habita en el interior, que esboza una sonrisa y nos hace cómplices de los sueños.

    Genial Juan......los versos y el video................espero que nunca desaparezca la niña que vive en mi.

    Un beso muy cálido.

    ResponderEliminar
  4. Atrapado en un instante, ese niño que tenemos todos dentro y que, aun siendo bueno, nos cuesta dejarlo salir.

    ResponderEliminar
  5. Preicoso escrito Juan,me enternece, un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Preciosas las frases Juan, me recuerda la imagen al libro de El Principito, jeje; me quedo con ésta:

    De entre las manos te me escurriste ; y en la comisura de unos labios rojos te escondiste.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  7. Ese lindo niño que habita dentro de nosotros y que sin saber cómo lo ocultamos, hay que dejarlo salir para que podamos volver a ser niños, con toda su generosidad y amor. Juan feliz semana, un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Nostalgia por la infancia, me ha sucedido. Esa imagen es estupenda para tu entrada. Qué delicia regresar a esos años!

    Saludos y un placer.

    ResponderEliminar
  9. ese niño interior que sigue amamantando el otoño de la vida...

    Después de mucho tiempo regreso a tu casa de letras querido Juan y como siempre encuentro excelencia!
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Ese niño que llevamos en nuestro interior no pierde ninguna oportunidad para salir a flote, aunque nos parezca extraño.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Dijo AP hay un barco que parte de mí
    y me lleva...
    buen poema Juan,
    Un besito

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola, Juan!!!
    ¡Deliciosa poesía, amigo! Y es verdad que casi todos llevamos en nuestro interior, ese pequeño diablillo que acariciamos, pero que a veces merecería una buena zurra. Pues si, a veces imaginamos esas voces oxidadas, pintadas de estío, de quimeras malgastadas y, es verdad que atrapan el existir, pero nos eximen en nuestra forma de despoblada soledad. Alimenta nuestro ego y nos baña de infancia en esta vida un tanto rancia… recreando en las mañanas otoñadas y de magia preñadas, esos sentimientos que nos parece… No, que si devoran años en medio de reflexiones que nos hacen despertar descubriendo la clara- oscura luz, más bien clara que oscura y pernoctar felices en el hoy y el mañana, dejando atrás el antes, con la mirada detenida en esos rojos labios. ¡Que hermosa es la vida! Y que necesario es el amor, de todos los colores.
    Gracias, por compartir tus deliciosas letras, eres un Poeta Grande. Te dejo mi felicitación y mi admiración siempre.
    Un abrazo grandote. Y se muy -muy feliz.

    ResponderEliminar
  13. Me encantó, Juan. Un deseo hermoso, sería que aprendamos a dejar fluir a ese niño, Sanarlo y amarlo, por lo que le faltó y dejar salir, toda la inocencia y la alegría que lo caracteriza. Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  14. Somos como arbolitos que una vez toman la fuerza necesaria, olvidan sus raíces sin apercibirse de que son ellas quienes nos sustentan y, en ocasiones, tiran de nosotros hacia esa época infantil a la que sucumbimos de la mano del instante,como en este caso, amoroso.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Thank you so much for your nice compliment :)

    ResponderEliminar
  16. Hola, felicidades por tu blog!
    Si usted puede visitar este blog:
    http://morgannascimento.blogspot.com.br/
    Gracias por su atención

    ResponderEliminar
  17. El niño que encuentra el reflejo al que poder dirigirse entre instantes de vida...

    Y el tú se convierte en nosotros...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Dentro de cada uno siempre debe morar un niño para alimentar los sueños.
    Hola Juan hace tiempo que no pasaba, un placer volver a hacerlo
    un abrazo

    ResponderEliminar
  19. El interior niño nunca hay que perderlo, sino fortalecerlo, pues es de las cosas más grandes que llevamos dentro. Me ha encantado el primer amor Juan, y todo lo que has escrito. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana amigo.

    ResponderEliminar
  20. Leer las entradas de tu blog me producen desconfianza , melancolía y tristeza, no te veo para nada ilusionado con la relación y tampoco entiendo porque me dedicas tu tiempo el bien más preciado que tenemos. No tengas miedo, la vida hay que vivirla en plenitud con quien tu quieras y decirle a esa persona TE AMO SIN MIEDO.

    ResponderEliminar
  21. Siempre debemos tener debajo de nuestra piel ese niño que un dìa fuimos.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
  22. Por aquí paso de nuevo para ver si nos has dejado letras nuevas. Espero que estés bien Juan, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  23. Nos criamos en un sociedad que nos enseña de que manera tenemos que pensar y como debemos actuar, encerrando la ilusión, la facilidad para amar y la imaginación infantil en una cárcel de cristal, pero tenemos que saber abrirla cuando llega el momento de amar.

    Me ha gustado mucho el poema y como ves me ha hecho reflexionar.

    Un saludo desde mi isla

    ResponderEliminar