viernes, 12 de agosto de 2011

Lejano atardecer de domingo



Era un lánguido atardecer de Domingo , en un tiempo en el que la barba , como una incipiente sombra , ya se apoderaba de mi rostro.En los cristales de una ventana sólo se dibujaban signos de interrogación abiertos.La habitación era pequeña , estrecha , rectangular , con cuatro literas  pegadas a la pared ; enfrente , un único armario , depositario de una urdimbre de incertidumbres . Había  una larga mesa con tubos fluorescentes que emitían una luz blanquecina que manchaba de nieve , cuadernos , bolígrafos y libros de texto .Fue en aquella habitación de un internado cuando , solo ; pero acompañado de todo un mágico universo de sueños,deseos y despertares , escuché por primera vez esta canción en un viejo radiocassette.


2 comentarios:

  1. Paso a saludarte y a darte las gracias por comentar en mi blog. Me gustó mucho tu entrada, buen texto y linda la canción, Franco Simone ¿no? creo que sí
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Recuerdos que a veces se convierten en partes imborrables de nuestra memoria, a pesar de contener sencillas imágenes.

    Me encanta la canción.

    Besos

    ResponderEliminar